República DominicanaRepública Dominicana
Detalle
ISBN 978-9945-09-546-3

El extraño regreso de Justin

Autor:Roa Ogando, Gerardo Augusto
Editorial:Roa Ogando, Gerardo Augusto
Materia:Literatura Dominicana
Clasificación:Narrativa histórica de aventuras
Público objetivo:General
Publicado:2030-10-20
Número de edición:1
Número de páginas:187
Tamaño:8.5x5.5cm.
Encuadernación:Tapa blanda o rústica
Soporte:Impreso
Idioma:Español

Reseña

En este libro, Justin –personaje que inicia y concluye la narración– nos cuenta la historia de Enrique, un joven al que acusaban de ser afeminado, quien a pesar de sus veinte años conservaba su castidad. Muchas fueron las propuestas que recibió a fin de ayudársele con su situación virginal. Sin embargo, él pretendía encontrar a su familia desaparecida, según se pensaba, por influencia de un monstruo indescriptible; razón por la que le importaba poco lo que dijeran los demás sobre sus destrezas eróticas.
Los sueños sicalípticos que tuvo en su adolescencia fueron frustrados por los bochornos de su madre, quien desconocía la razón de esa misiva. Por tanto, se había resignado a resistir esos deseos impetuosos, aunque le era casi imposible, especialmente, cuando se hallaba nadando en los ríos y en los abrevaderos de su padre. Con todo, no sería por mucho tiempo.
Su vida se traslapa con la de Tony Rajoña de Gomorra, profesor campesino de la época, procedente del Cibao, quien, aunque producía un discurso satírico respecto a las costumbres sureñas, gozaba de navegar entre las aguas del lenguaje de los campos del Oeste, del Sur, del Norte y de la forma del español escolar que aprendió para desempeñar su oficio de profesor de las escuelas rurales.
Su vida se desarrolla en medio de un orbe de confusiones. Aún así, experimentó una metamorfosis que lo hizo cambiar de rumbo. De ser un campesino ignaro e indocto, pasó a ser un hombre audaz. Sus maestros fueron Mónica Lewinsky y Bill Clinton. Ambos le educaron por medio de estrategias de uso de la escritura y la lectura, de manera que el joven Enrique aprendió a escribir cuentos, versos y leyendas, amén de que aprendió a pensar mejor.
Poco a poco su mente fue despertando, hasta convertirse en el héroe libertador de la raza rayana que habitaba en la región más indigente de la República Dominicana.
Durante su proceso de desarrollo son muchos los pormenores que le suceden, los cuales ponen en tela de juicio su identidad y capacidad viriles.

En torno a estos avances, surgen algunas inquietudes:

¿Fue Mónica Lewinsky la responsable de que Enrique perdiera su virginidad?

¿Cuál era, realmente, la identidad sexual del joven Enrique?

¿Creían en sus costumbres librescas quienes le conocían en su región?

¿En qué se diferenciaba la voz de Enrique de la de sus amigos contemporáneos?
Esas y otras cuestiones se responden en este interesante relato, basado en la realidad de los jóvenes rurales de Quisqueya. Espero que las páginas siguientes hagan volar su imaginación, mientras disfruta de las andanzas de este personaje imaginario, quien, a pesar de los estereotipos sociales, luchó hasta encontrarse con un mundo mejor.

Contáctenos:

Av. César Nicolás Pénson, No. 91, Plaza de la Cultura, Gascue, Santo Domingo. / Tel. : (829) 946-2674, ext. 2126/2128, Celular: (829) 770-8294